0 3 mins 5 meses

CDMX a 15 de abril de 2021.- Para contribuir al tránsito seguro de peatones, ciclistas y automovilistas, el Congreso local exhortó al Sistema de Aguas y a la Secretaría de Obras del gobierno capitalino, así como  a la alcaldía Iztacalco para atender solicitudes vecinales y reponer las tapas, coladeras y rejillas faltantes en las vialidades de esta demarcación.

Se propuso evaluar la posibilidad de cambiar gradualmente esta infraestructura de hierro por otra elaborada con materiales de plástico reciclado o concreto.

Además, solicitó a la Secretaría de Seguridad Ciudadana y al Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano de la Ciudad de México (C-5), amplíen la vigilancia policial en las calles de esta demarcación para prevenir y evitar el robo de tapas, coladeras y rejillas.

La diputada promovente, Jannete Elizabeth Guerrero Maya, integrante del grupo parlamentario del PT, aseguró que al trasladarse por la capital, a pie, en bicicleta o automóvil, es frecuente encontrar calles en las que falta esta infraestructura urbana, lo que pone en riesgo la movilidad de peatones y automovilistas, principalmente de adultos mayores y personas con discapacidad.

Señaló que este problema se extiende a toda la ciudad. Como ejemplo, señaló que las avenidas con mayor robo de coladeras, son: Insurgentes, Circuito Interior, Periférico, Ignacio Zaragoza, Viaducto Río Piedad, Eje 3 Oriente y Eje 1 Poniente.

«Una rejilla de piso cuesta 11 mil pesos, un pozo de visita poco más de 9 mil y una coladera pluvial 4 mil pesos; mientras que en comercios dedicados a desechos industriales son vendidas en un promedio de 500 pesos», indicó la legisladora.

Aseguró que en los últimos meses han aumentado los reportes a su módulo de atención ciudadana, señalando el robo de estos objetos en la alcaldía Iztacalco, lo que ha constatado en recorridos y reuniones vecinales.

Al respecto, la diputada Jannete Guerrero propuso utilizar objetos elaborados con plástico reciclado, que son 40 por ciento más baratos y tienen una vida útil de 50 años, para ayudar a disminuir su robo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *