0 3 mins 4 semanas

El diario estadounidense The Wall Street Journal (WSJ) reveló una investigación interna de Facebook en la que salió a la luz pública que la compañía sabe que la red social de fotos y videos es tóxica para las adolescentes.

El informe se llama Los archivos de Facebook y entre sus páginas muestra algo que prendió las alarmas en el mundo: “Un 32 % de las chicas dicen que cuando se sienten mal con su cuerpo, Instagram las hace sentir peor”.

Según el medio, los estudios internos comenzaron a desarrollarse desde hace tres años y los resultados concluyen que Instagram sí es perjudicial para un grupo sustancial de sus usuarios: las adolescentes. Agrega algo más preocupante: las comparaciones en esta red pueden cambiar la forma en que se ven a sí mismas.

Este informe corrobora algo que muchos expertos comentan desde hace varios años: el uso de las redes sociales genera un impacto negativo en la salud mental de los jóvenes.

La psicóloga Ana Cristina Jiménez explica: “Se están convirtiendo en un peligro y lo estoy viendo cada vez más en las consultas a jóvenes y adultos, veo que afecta de manera negativa sus hábitos de vida, en el nivel de satisfacción consigo mismo, están generando mucha ansiedad y necesidades creadas”.

La especialista añade que redes sociales como Instagram, por ejemplo, generan la falsa idea de una vida perfecta, que la vida de los otros es maravillosa y la de ellos no. Las relaciones que se tejen en las redes sociales están llenas de nada, les están haciendo más mal que bien.

Los síntomas que se reflejan, según Jiménez, son altos niveles de ansiedad y depresión, insatisfacción con la vida que se tiene y rabia.

“También hay una idea de que no se es suficiente, que nunca se podrá lograr lo que se quiere y eso está muy mediado por lo que le muestran otros”. Es decir, hay una constante comparación con la vida de otros y no se mira lo que se tiene sino lo que no se posee.

“Mi recomendación es preguntarse en qué se usaba el tiempo antes de que existieran las redes sociales, hay que recuperar esos momentos que se están perdiendo mientras se consultan las redes, en eso tan superficial, porque el tiempo es equivalente a la vida”, dice la psicóloga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *