0 4 mins 5 meses

CDMX 2 de junio del 2021.-Como parte de “Contigo en la distancia”, Canal 22, institución de la Secretaría de Cultura, estrena la serie documental Paracas, el reino del viento una coproducción entre el Instituto de Radio y Televisión del Perú, Pluspetrol y Visart Producciones, bajo la dirección de Yuri Hooker; la cual, a lo largo de seis capítulos, ofrece un amplio y copioso recorrido a través de la Reserva Nacional de Paracas en la costa del Pacífico en Perú, sitio excepcional por su biodiversidad, que desde 1975 es uno de los sitios naturales protegidos por el gobierno del país andino.

Este audiovisual se adentra en el litoral de Paracas, situado en la región Tica, al norte del desierto de Atacama, uno de los más bellos del mundo y donde no llueve desde hace millones de años. En lengua originaria, Paracas significa lluvia de arenas, lo cual denota la fuerza con la que los vientos recorren la región y dan forma al paisaje: en el mar, las olas esculpen la costa y, hacia dentro, el movimiento de las aguas propicia la presencia de abundante alimento, lo que da como resultado la gran diversidad biológica de los hábitats submarinos de Paracas y hace del mar peruano uno de los más productivos del planeta; en la superficie, el viento perfila las arenas del desierto, donde no obstante la aridez, también se despliegan múltiples formas de vida.

La serie muestra los diversos hábitats y formas de vida que caracterizan la región de Paracas. En las playas e islas se pueden encontrar aves que migran para alimentarse y reproducirse desde Alaska, la Amazonía y el Altiplano andino; así como guanayes, piqueros y pelícanos, aves marinas guaneras cuyo excremento fertiliza las áridas tierras e incluso ha sido comercializado para el sector agrícola. En las bahías, se encuentran amplías praderas de algas habitadas por caracoles, babosas marinas, cangrejos decoradores, esponjas marinas, caballitos de mar, agujillas, bancos de anchovetas o de conchas de abanico, así como el endémico pez dragoncito azul que sólo vive en estas bahías de Perú. Por su parte, el desierto oculta fósiles de moluscos, pingüinos y ballenas, vestigios del pasado prehistórico de un fondo marino que, en la actualidad, es el hogar de insectos, lagartijas, el también endémico gecko de Paracas, aves como el minero peruano y plantas que han logrado sobrevivir al clima extremo como la tilansia.

El hombre llegó a esta peculiar región del planeta hace 100 mil años y las culturas que se desarrollaron en el Tica y Nazca reconocieron y aprovecharon la riqueza de Paracas; sin embargo, la industrialización ha afectado negativamente este ecosistema debido a la contaminación y sobreexplotación de sus recursos. Esta serie documental también evidencia la importancia de haber hecho de este sitio una reserva natural por la protección que se le da y las regulaciones que se han implementado sobre actividades como la pesca y el turismo; acciones guiadas por la premisa de la sustentabilidad en aras de mantener la riqueza natural de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *