0 1 min 3 meses

CDMX a 17 de junio de 2021.- La crispada coyuntura electoral que vive Perú sacó a flote un sentimiento latente en su sociedad: el racismo, una herencia colonial que se ha expresado sin filtros y usado como estrategia para infravalorar el voto indígena y campesino, donde arrasó el virtual presidente electo, Pedro Castillo.

«Gane o no gane Castillo deberíamos poner a sus votantes en campos de concentración», «toca volver a quemar el Amazonas», «que vuelvan las esterilizaciones», dicen algunos de los innumerables mensajes que colmaron de discriminación la recta final del proceso electoral peruano.

 

Información tomada de EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *