0 12 mins 5 meses

CDMX a 27 de abril de 2021.- El Plan de Justicia para el Pueblo Yaqui es implementado por el gobierno federal ante las demandas históricas de la tribu yaqui, bajo los ejes temáticos de tierras y territorio, derecho al agua, educación, cultura, salud y medicina tradicional e infraestructura social y básica, informó el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI).

Al presentar los trabajos realizados a la fecha por la Comisión Presidencial de Justicia para el Pueblo Yaqui, del Estado de Sonora, en el marco de la Vigésima Sesión del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Gobierno de México, a través del INPI, reafirmó el compromiso de trabajar de la mano de los ocho pueblos que componen la Nación Yaqui (Vícam, Pótam, Bácum, Tórim, Ráhum, Huírivis, Belem y Cócorit).

En el evento paralelo destacó la participación de las autoridades tradicionales del pueblo yaqui, quienes reconocieron el buen diálogo que existe con el gobierno federal, el cual ha sido el mecanismo para recuperar sus derechos; además, expresaron la importancia de que dicho Plan de Justicia se dé a conocer a nivel mundial para que los grupos indígenas de otros países sepan sobre este modelo propio de desarrollo.

En la sesión virtual, el presidente del Pueblo Pascua Yaqui de Arizona, Peter Yocupicio, aseguró que desde Estados Unidos están trabajando por los derechos y por la educación de los pueblos. Afirmó que aunque la frontera los ha alejado y dividido, siguen luchando por el pueblo yaqui en ambos países.

“Estamos muy orgullosos de que seguimos adelante, apoyándonos unos a otros, siendo hermanos, siendo familia, siempre seguimos con un corazón y una vida para luchar por el pueblo yaqui allá y aquí; damos gracias por lo que están haciendo para ayudarnos.”

El secretario de Vícam Pueblo, primera cabecera de la tribu yaqui, Onésimo Buitimea Valenzuela, sostuvo que las demandas históricas de los pueblos yaquis son principalmente sobre sus territorios, el acceso al agua y el desarrollo integral.

En presencia del gobernador de Vícam Pueblo, Agustín González Estrella, el secretario de la comunidad de Ráhum, Crisóforo Valenzuela Ahumada, informó que en el tema de tierras y territorio hubo arrebatos, deportaciones y exterminio de comunidades hasta que llegó el presidente Lázaro Cárdenas del Río y restituyó el territorio yaqui en el año de 1937.

Sin embargo, comentó que en los años subsecuentes los gobiernos no dieron seguimiento y poco a poco inició la invasión de tierras hasta este sexenio encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, que instauró el Plan de Justicia para el Pueblo Yaqui, el cual incluye la recuperación del territorio que les fue despojado.

El secretario de Tórim, Jesús Patricio Varela, precisó que el tema de agua viene de una lucha histórica y es una de las principales demandas que tienen los pueblos yaquis, por lo que en el Plan emprendido por el Gobierno de México se tiene prevista la construcción de un acueducto que pueda abastecer a las ocho comunidades.

Recordó que estudios practicados por el Instituto Mexicano de la Tecnología del Agua (IMTA) sobre los mantos freáticos y en los pozos, revelaron que hay contaminantes como arsénico, manganeso y otros que están consumiendo diariamente las familias, por lo que se tomó la decisión por parte de los ocho pueblos sobre la construcción del acueducto yaqui.

Mencionó que en las mesas de diálogo y trabajo también definieron el tema del caudal ecológico en el Río Yaqui, que se ha quedado sin agua ni flora y fauna, por lo que se busca revivir el afluente que es muy importante para los ecosistemas de las comunidades, y expresó que en este año se pretenden liberar cien millones de metros cúbicos con el propósito de revivirlo.

Durante su intervención, el director general del INPI, Adelfo Regino Montes, refirió que uno de los postulados del presidente Andrés Manuel López Obrador es dar preferencia a los más humildes y olvidados, en especial a los pueblos indígenas de México.

Destacó que para hacer realidad este mandato, el gobierno reconoce las injusticias, los despojos y las lamentables políticas de exterminio que han vivido los pueblos indígenas desde la época colonial hasta nuestros días. Además, informó que el 28 de septiembre de este año, el presidente de la República, pedirá perdón al pueblo yaqui por los agravios cometidos en el pasado.

Señaló que las dependencias del gobierno federal se coordinan para atender los planteamientos específicos del Plan de Justicia y detalló que en esta Comisión Presidencial trabajan las Secretarías de Gobernación (Segob), Hacienda y Crédito Público (SHCP), Relaciones Exteriores (SER), Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Comunicaciones y Transportes (SCT), Cultura, Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) y del Bienestar.

Del mismo modo, la Procuraduría Agraria (PA), Registro Agrario Nacional (RAN), el Fondo Nacional de Fomento Ejidal (FIFONAFE), la Comisión Nacional del Agua (Conagua), el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el INPI, entre otras dependencias.

“Este Plan de Justicia se construye tomando en cuenta el reconocimiento del pueblo yaqui como sujeto de derecho público, porque debe quedar atrás ese doloroso episodio en el que nuestros pueblos eran considerados objetos de desarrollo. Hoy, con una nueva visión, este gobierno reconoce a los pueblos y comunidades indígenas como sujetos de su propio desarrollo y devenir”.

Adelfo Regino precisó que este Plan de Justicia se trabaja de manera colectiva a través del diálogo, por eso es que hasta ahora se han tomado 55 acuerdos concretos entre las autoridades tradicionales y el Gobierno de México sobre tierras y territorio, agua y desarrollo integral.

“Estamos convencidos de que la estrategia fundamental es el diálogo con los representantes legítimos de nuestros pueblos, en este caso los ocho gobernadores tradicionales y sus cuerpos de gobierno, que están participando activamente en las reuniones de trabajo”.

Plan de Justicia saldará deuda histórica 

En tanto, el embajador de México ante el Consejo General de la ONU, Juan Ramón de la Fuente, señaló que el Gobierno de México reconoce la deuda histórica que se tiene con el pueblo yaqui, y destacó los trabajos que se realizan para saldarla.

Los objetivos del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, explicó, representan hoy por hoy la agenda social más importante de las Naciones Unidas, y la ONU sigue siendo un espacio para experiencias que muestran un grado de avance para hacer frente a problemas mundiales.

“El Plan de Justicia y la creación de la Comisión Presidencial del Pueblo Yaqui son elementos que podemos ahora, con mucho orgullo, compartir con el resto del mundo; son buenas prácticas que se han establecido en México, es una iniciativa y un aporte nacional que será bien recibido y valorado en muchas otras regiones”.

El diplomático dijo que lo establecido en el Plan de Justicia del Pueblo Yaqui en materia de tierra y territorio, agua potable y desarrollo integral fue adoptado en México, pero está en consonancia con los instrumentos internacionales que forman parte de la Agenda 2030 para el Desarrollo y de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, así como del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Durante su intervención, el subsecretario de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos, de la Segob, Rabindranath Salazar Solorio, mencionó que conjuntamente con el INPI se realizan procesos de consulta en comunidades indígenas sobre todos los proyectos estratégicos y modificaciones legislativas que plantea el Gobierno de México en territorios de pueblos indígenas, reconociendo su autonomía y su libertad para definir sus prioridades.

Citó la Consulta para la Reforma Constitucional y Legal sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y Afromexicano, realizada a fin de consolidar una propuesta legislativa que se encuentra en estudio y que tiene el objetivo de reconocerlos como sujetos de derecho público. Asimismo, dijo que el presidente López Obrador pedirá perdón al pueblo yaqui y a los pueblos indígenas por todas las injusticias cometidas durante la conquista, la colonia y el periodo del México Independiente.

“El objetivo de este acto es que nunca más se repitan las injusticias fundamentadas en el racismo, el clasismo y la discriminación que solapaban actos de despojo a los pueblos originarios; así como resarcir las injusticias cometidas contra el pueblo yaqui”.

La representante del Consejo Internacional de Tratados Indios (CITI), Andrea Carmen, reconoció por su parte que el Gobierno de México está cumpliendo con sus compromisos internacionales para recuperar lo establecido en el decreto del presidente Lázaro Cárdenas de 1939, sobre los territorios yaquis.

Afirmó que los pueblos indígenas tienen derecho a determinar y elaborar las prioridades y estrategias para su desarrollo, su territorio y sus recursos, mientras que los Estados deberán realizar consultas y cooperación de buena fe.

El representante en México de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Fréderic Vacheron, felicitó al INPI y al Gobierno Mexicano por los resultados ya obtenidos a partir de la creación de la Comisión Presidencial de Justicia para el Pueblo Yaqui, con la importante participación de las ocho comunidades yaquis.

Recordó que el pasado mes de enero, dentro de las mesas de trabajo de dicha Comisión, se acordó, como parte del plan de desarrollo integral, la instalación de una radiodifusora para la comunidad.

“La existencia y sostenibilidad de la radio es indispensable para habilitar los derechos de libertad de expresión, acceso a la información, comunicación y autodeterminación del pueblo yaqui. Asimismo, permitirá promover el uso y la conservación de la lengua yaqui, que se encuentra ahora en el Atlas Mundial de la UNESCO de las lenguas en peligro.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *