0 5 mins 5 meses

CDMX a 27 de abril de 2021.- El Instituto Nacional Electoral (INE) participó en la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (FILEY) con la presentación editorial del libro “Yo, el pueblo. Cómo el populismo transforma la democracia”, publicado en coedición con Grano de Sal de Nadia Urbinati.

Durante el evento, el Consejero Ciro Murayama explicó que el libro analiza un fenómeno que se multiplica, con la finalidad de entender lo que está ocurriendo al alertar que el populismo representa un riesgo de fractura para la democracia.

“En el pasado, las quiebras democráticas se producían por factores externos a la vida democrática como pueden ser los golpes de Estado militares y ahora lo que tenemos es una especie de enfermedad autoinmune de la democracia, es decir, que desde dentro surgen los movimientos que en nombre de la democracia y de extender la democracia pueden acabarla asfixiando y negando”, abundó.

El Consejero Murayama señaló que el texto no hace ninguna referencia a México, sino que se enfoca en analizar un fenómeno que se multiplica y que reconoce las insuficiencias de la democracia y del sistema de partidos.

Recordó que la autora refiere que los populistas pueden ser de izquierda o de derecha y devienen de la exclusión de las minorías políticas y la negación de la discrepancia, a la par que buscan satisfacer el deseo de poder de una nueva élite para lo cual transforman las instituciones y procedimientos democráticos.

Frente a este panorama, agregó, Urbinati llama a una reflexión sobre qué provocó una insatisfacción tan hostil hacia los partidos y el pluralismo, además de evidenciar la necesidad de revisar los déficits sociales y económicos que permitieron estos éxitos populistas en todo el mundo.

En su oportunidad, el académico Marco Arellano celebró la publicación de este libro como parte del trabajo que realiza el INE para la promoción de la cultura cívica al considerar que es uno de los textos más interesantes que ha publicado derivado de la riqueza de sus argumentos, el empaque teórico y académico, así como por la presencia e importancia del populismo en el mundo.

Agregó que, desde la perspectiva de la politóloga italiana, el populismo no es propiamente el fin de la democracia, sino que es parte de su desarrollo, e incluso la necesita para vivir, aunque desfigurada.

“El populismo tiene un carácter parasitario de la democracia y, siguiendo esta metáfora de combate al sistema, necesita del sistema para sobrevivir, por eso es tan delicado y complejo hablar de populismo”, dijo.

Es por ello que identifica que el populismo es producto de un adelgazamiento de la clase media y el surgimiento de una o varias crisis económicas, sociales y fundamentalmente la política, que nacen por una minoría que gobierna con abusos, frente a una mayoría que no se siente representada.

Finalmente, el investigador de la Universidad Autónoma de Yucatán, Efraín Poot, refirió que la importancia de este texto estriba en el hecho de que los movimientos populistas de izquierda o de derecha han adquirido un nuevo protagonismo a nivel mundial en lo que va del siglo XXI en países con altos o bajos índices de desarrollo e incluso en aquellos reconocidos como plenamente democráticos.

Ante este panorama destacó el hecho de que el libro busque construir una teoría que permita el análisis de este fenómeno con miras a superar el empleo actual del término como una herramienta polémica que sirva tanto para etiquetar como para estigmatizar a ciertos movimientos políticos o como grito de guerra para quienes aspiran arrebatar el modelo democrático de las manos de las élites.

“El populismo, contrariamente a lo que se asegura, tiene la capacidad de gobernar y cuando lo hace transforma los tres pilares de la democracia moderna: el pueblo, el principio de mayoría y la representación, lo que lo convierte en un nuevo modelo representativo, pero desfigurado”, detalló.

Poot evidenció que la resistencia y la desconfianza que prevalecen en varias capas sociales, alimentan la postura populista y se experimenta la transformación de la democracia representativa, aunque la autora descarta que se pueda considerar como una ideología o régimen político toda vez que busca construir un sujeto colectivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *