0 4 mins 5 meses

CDMX 20 de mayo del 2021.-En México existen 34.8 millones de viviendas de las cuales, 8.5 millones tienen algún tipo de rezago habitacional; es decir, registran hacinamiento, falta de servicio sanitario o carencias en los materiales de construcción.

Así lo reportó la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), quien realizó un análisis a los últimos datos de vivienda del Censo 2020 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en el que se detalla que 26.6% de la población vive en condición de rezago y se concentra en el centro y sur del país.

El análisis puntualiza que hay entidades en las que más de la mitad de las viviendas particulares habitadas se encuentran en condiciones de rezago. Como es el caso del 68.2% de las viviendas en Chiapas, 59.4% de Tabasco, 53.2% de Oaxaca y 51.5% de Guerrero. Las entidades de Veracruz, Campeche y Baja California cuentan con más de 40% del total de sus viviendas en condición de rezago habitacional.

En términos absolutos, Chiapas tiene el mayor número de personas en condición de rezago habitacional con 3.95 millones, seguido de Veracruz (3.94) y el Estado de México con 2.6 millones de personas.

En ese sentido, el diagnóstico subraya que 71.6% de las viviendas con algún déficit requiere apoyo para mejoramiento; 16.3% deben ser sustituidas y 12.1%  de una ampliación. Esto quiere decir que 83.7% del rezago necesita de la mejora o la ampliación del patrimonio que las personas ya habitan.

Se considera que el alto costo de la vivienda en México y la percepción de bajos ingresos, genera una incapacidad de adquirir una vivienda a través de un financiamiento público o privado, es por ello que el ingreso familiar es uno de los principales factores asociados al rezago habitacional ya que 69.10% de los hogares recibe menos de cinco veces el valor de la Unidad de Medida y Actualización (UMA) mensual vigente.

Actualmente, la metodología de rezago habitacional de la Conavi, calcula el número de viviendas con déficit considerando la habitabilidad de vivienda adecuada, es decir, la calidad de los materiales, hacinamiento y la disponibilidad de servicio sanitario.

Se considera que la vivienda adecuada, eje de la política actual, debe contar con los siguientes siete elementos: seguridad en la tenencia de la tierra; disponibilidad de servicios, materiales, instalaciones e infraestructura; asequibilidad, habitabilidad, accesibilidad, ubicación y adecuación cultural.

Por lo anterior, el análisis considera relevante que, para calcular la carencia de vivienda adecuada, los censos de población y vivienda deben de incorporar variables que permitan cuantificar carencias en materia de ubicación, adecuación cultural, habitabilidad, seguridad de la tenencia, accesibilidad, asequibilidad y disponibilidad de servicios de la vivienda.

El estudio sobre la actualización del rezago habitacional se puede consultar en:

https://www.gob.mx/conavi/documentos/actualizacion-del-rezago-habitacional

 

/cms/uploads/image/file/648776/Comunicado_425_2021.3.jpeg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *