0 5 mins 4 meses

CDMX 20 de mayo del 2021.-Esta Reserva de la Biósfera es la más importante en cuanto a la variedad de tipos y subtipos de vegetación. Sus recursos hidrológicos están distribuidos en tres subcuencas de importancia, como son: el Río Santa María, Estórax y Moctezuma, afluentes de la Cuenca del Río Pánuco; así como las laderas medias y altas de esta sierra.

Además, es uno de los sitios con macizos boscosos mejor conservados del país y contiene uno de los fragmentos de bosque tropical subcaducifolio más norteños del continente, siendo también uno de los últimos reductos del bosque mesófilo del noroeste del país.

A la fecha se han registrado y documentado 194 especies de aves, de las cuales 64 son acuáticas y 129 terrestres, y al menos 15 de estas especies se encuentran listadas en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, destacando el pato real o mexicano (Cairina moschata), como especie en peligro de extinción (P); el mulato (Melanotis caerulescens), el chipe lores negros (Geothlypis tolmiei) y el perico mexicano (Psittacara holochlrorus), como especies amenazadas (A), así como otras 12 especies sujetas a protección especial (Pr).

Cuenta con una riqueza florística superior a las 2,100 especies de plantas vasculares, un registro mayor a 730 especies de vertebrados entre los cuales se encuentran las seis especies de felinos reportados para Norteamérica: Jaguar, Puma, Tigrillo, Ocelote, Onza y Gato Montés, tiene una población de Guacamaya Verde (Ara militaris) que pernocta y anida en el Cañón del Infiernillo y el Sótano del Barro

En el año 2001 esta Área Natural Protegida (ANP) fue incluida en la Red Mundial de Reservas de la Biosfera del Programa Hombre y la Biosfera de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Asimismo, también cuenta con un enorme potencial cultural, constituido por zonas arqueológicas de gran interés como la zona arqueológica de Tancama y la zona arqueológica Lan-Ha, así como cinco Misiones Franciscanas del siglo XVIII, las cuales fueron inscritas en la lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO el 3 de julio de 2003.

El 2 de febrero de 2004, la “Presa Jalpan”, cuerpo de agua ubicado en la parte central de la Reserva, fue designado como “Sitio Ramsar”, humedal de importancia internacional especialmente como hábitat de aves acuáticas que migran desde Canadá y Estados Unidos hacia el Centro y Sudamérica.

De igual forma, la Dirección de la Reserva ha fortalecido espacios  participativos con el involucramiento de la sociedad local en la toma de decisiones, por lo que el 19 de abril de 2018 se realizó la reestructuración del Consejo Asesor en el que se ha reforzado el involucramiento de los jóvenes en la atención de los problemas ambientales del Área Natural Protegida, derivando en la conformación de una red de jóvenes y maestros voluntarios, misma que en el año 2013 se convirtió en el grupo denominado “Ecochavos” con el apoyo de la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ) y VW México.

La Reserva de la Biosfera Sierra Gorda se ha visto beneficiada por parte del programa colaboración con el Cuerpo de Paz de los Estados Unidos de América (Peace Corps México), que tiene como principal objetivo recibir el apoyo de voluntarios estadounidenses especializados para apoyar el trabajo que realiza la CONANP con las comunidades locales.

Una de las prioridades de la Conanp es impulsar la participación social, corresponsable de la conservación, valoración y aprovechamiento sustentable de los recursos naturales que ofrecen las Áreas Naturales Protegidas y así puedan tomar acciones a favor de su conservación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *