0 6 mins 5 meses

CDMX 22 de abril del 2021.-Durante la inauguración del parlamento abierto “Prohibición a la venta de bebidas azucaradas y alimentos con alto contenido calórico a niñas, niños y adolescentes en los centros educativos”, la presidenta de la Comisión de Derechos de la Niñez y Adolescencia, diputada Rosalba Valencia Cruz (Morena) señaló que es necesario garantizar los derechos de este sector de la población.

Manifestó que este ejercicio ayudará a construir una propuesta de dictamen que incluya las propuestas de diversos sectores de la población. “No sólo veamos el presente, pensemos que el futuro nos alcanza y que las niñas, niños y adolescentes son y serán los que sufran las consecuencias si no se toman las acciones jurídicas correspondientes”.

Expresó que la niñez y la adolescencia son responsabilidad de todos, por lo que es tiempo de fomentar hábitos en las futuras generaciones sobre alimentación sana, e involucrar a las autoridades competentes a que tengan el control de alimentos y bebidas que se venden en los centros educativos.

Destacó que es de vital importancia este ejercicio de retroalimentación con especialistas y expertos en el tema, a fin de hacer conciencia sobre la venta de estos productos “que por generaciones se han consumido, sin saber el daño que causan en la salud”

Mencionó que de acuerdo con datos del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), en el estudio “El estado mundial de la infancia en 2019, niños, alimentos y nutrición”, uno de cada tres menores de cinco años, o más de 200 millones, están desnutridos o tienen sobrepeso.

Dos de cada tres niños de entre seis meses y dos años de edad no reciben alimentos que potencien un crecimiento rápido de su cuerpo y cerebro, lo que perjudica su desarrollo y aprendizaje porque debilita el sistema inmunológico y aumenta el riesgo de infecciones y, en muchos casos, la muerte.

Al inaugurar el evento, la diputada Verónica Juárez Piña (PRD) señaló que México es primer lugar mundial en obesidad infantil y el segundo en adultos; además, cinco por ciento de los niños de cero a 4 años tienen sobrepeso, así como el 35 por ciento de adolescentes; 18 por ciento de la población de 5 y 11 años tiene sobrepeso y se eleva conforme aumenta la edad.

Agregó que, según la UNICEF, la obesidad infantil en México es una emergencia de salud pública que requiere cambios inmediatos, porque es el mayor consumidor en América latina de productos ultra procesados, lo que afecta el crecimiento de niñas, niños y adolescentes.

Datos de la UNAM, abundó, refieren que la obesidad infantil aumentó por el cierre de las escuelas a causa de la pandemia del COVID-19, situación que afectó los hábitos alimenticios, además de la ausencia de ejercicio físico.

“Se han implementado políticas públicas como el etiquetado, pero no ha favorecido o ha sido un primer paso en ese sentido”, dijo, y destacó la importancia de escuchar a los especialistas en alimentación de niñas, niños y adolescentes y discutir sobre el impacto de productos dañinos en la economía, riesgos y consecuencias de su consumo.

“Hablamos de su distribución en escuelas, pero también tenemos que ver cómo resolver, en especial ahora que en el marco de la pandemia vemos que también creció este contenido estando ellos en casa”. Es importante tener alianzas con los sectores involucrados y buscar alternativas en favor de la salud de niñas niños y adolescentes. “Espero que las propuestas y comentarios del parlamento nos den elementos para avanzar en este dictamen”, señaló.

El diputado Marco Antonio Andrade Zavala (Morena) resaltó la importancia de tratar un tema trascendental para llegar a consensos en beneficio de todos.

Expresó que “los problemas de obesidad, sobrepeso y padecimientos que se derivan y agravan con estas situaciones, como la diabetes y las enfermedades cerebrovasculares, son multifactoriales, pero se ha demostrado que existe una relación clara entre esa clase de productos y estas enfermedades”.

Precisó que la Secretaria de Salud ha emitido alertas epidemiológicas y declaratorias de emergencia ante la magnitud de casos de obesidad, sobrepeso y diabetes.

Mencionó que presentó una iniciativa de reformas a la Ley General de Salud para prohibir la venta de estos productos a menores de edad, “abonando al debate de este tema y sugerir medidas en beneficio de la salud”.

Planteó que las iniciativas en la materia se analicen y trabajen de manera conjunta entre todas las comisiones legislativas involucradas, como la de Salud y la de Educación, en aras de tener un marco legal homogéneo en la materia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *