0 3 mins 1 mes

El aumento de la diabetes en todo el mundo ha llegado a niveles alarmantes en los últimos años. Y aunque las consecuencias de esta afección podrían ser mortales, hay maneras naturales de mantenerla a raya que podrían ser beneficiosas incluso para las personas que no la padecen, pero que quieren controlar sus niveles de azúcar en sangre.

Además de los fármacos recetados por los médicos para frenar esta patología, existen remedios naturales que ayudan a prevenir el alza en los niveles de azúcar. Uno de ellos lo puedes conseguir fácilmente en tu mercado local. Se trata del limón, más específicamente, el jugo de limón.

Aunque es usado por la medicina natural para combatir diferentes afecciones, especialmente las respiratorias o los cuadros gripales, un estudio reciente ha demostrado que es también capaz de controlar los niveles de azúcar en sangre en solo 45 minutos posterior a la ingesta de alimentos.

En el estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Doshisha, en Japón, los científicos examinaron el efecto supresor del jugo de limón sobre la hiperglucemia posprandial, es decir el aumento de la glucosa en sangre tras las comidas.

Para esto, midieron el aumento de la glucosa en sangre tras la ingesta de arroz cocido en 12 hombres y mujeres sanos de 20 a 30 años de edad, que fueron divididos en tres grupos diferentes.

El primer grupo de control comió 200 gramos de arroz cocido, mientras que un segundo grupo recibió 15 gramos de jugo de limón previos a los 200 gramos de arroz cocido. Por último, el tercer grupo tomó 30 gramos de jugo de limón antes del arroz.

El jugo de limón utilizado en el experimento se diluía en 150 mililitros de agua. A todos los participantes se les midieron los niveles de azúcar en sangre a los cero, 15, 30, 45, 60, 90 y 120 minutos después del consumo.

Los resultados del estudio, publicado en el portal científico J-Stage, revelaron que el grupo que bebía las mayores cantidades de jugo de limón tenía niveles de glucosa en sangre significativamente más bajos a los 45 minutos, en comparación con el grupo que no bebía nada.

Los investigadores también notaron que los participantes que bebieron cantidades más bajas de jugo de limón tienen un nivel de glucosa en sangre más bajo que aquellos que no bebieron nada, aunque no fue significativo.

Cabe destacar que estos efectos se observaban cuando al jugo de limón no se le añade ningún aditivo, como la stevia o edulcorantes artificiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *