0 4 mins 5 meses

CDMX 11 de mayo del 2021.-El sahuaro o saguaro (Carnegiea gigantea (Engelm.Britton & Rose es una especie casi endémica del estado de Sonora, en México, y del estado de Arizona, en Estados Unidos. Forma parte de un grupo muy amplio de cactáceas tropicales y subtropicales, las cuales alcanzan formas columnares masivas.

Puede alcanzar más de 16 m de altura y vivir de 150 a 175 años, tiene un tallo principal que fácilmente pasa los 40 cm de diámetro, al que con el paso de los años le pueden surgir una o varias ramificaciones laterales.

Las flores crecen individualmente en la parte superior de las aréolas, en el ápice del tallo principal y de las ramificaciones, tienen forma de tubo, de embudo o acampanadas, miden de 10 a 12 cm de longitud y de 5 a 8 cm de diámetro, son nocturnas, hermafroditas, y su coloración va del blanco al crema en el interior; en el exterior son verdes. El fruto es de color rojo a púrpura, de 6 a 10 cm de longitud, y contiene numerosas semillas.

En el desierto el sahuaro crece en diversos hábitats, desde márgenes de arroyos hasta laderas muy inclinadas y planicies. Típicamente se le encuentra en el matorral desértico, aunque en situaciones especiales puede prosperar en sitios muy rocosos del matorral del piedemonte, en pastizales y en bosques abiertos de encinos.

Los sahuaros son elementos clave de los ecosistemas del Desierto Sonorense pues proveen de recursos florales y frutos que mantienen una compleja red de interacciones que incluyen murciélagos, aves e insectos que se alimentan del néctar, polen y frutos (Steenberg y Lowe, 1977; Schmidt y Buchmann, 1986; Fleming et al., 1996, 2001; Wolf y Martínez, 2000).

También dan refugio a muchos animales que usan de su sombra y sus ramas para anidar (McAuliffe, 1988; Godínez-Alvarez y Valiente-Banuet, 2000; Godínez-Alvarez et al., 2002) y proveen a las comunidades humanas de recursos de subsistencia que complementan su dieta durante la época de fructificación y son esenciales en la provisión de materiales de construcción en áreas donde los recursos forestales son escasos (Pimienta Barrios y Nobel, 1995; Casas et al., 1997; Yetman y Van Devender, 2002; Casas et al., 2007; Yetman, 2007).

Desde tiempos remotos, el saguaro ha sido parte muy importante en la economía y la tradición de los indígenas del desierto, particularmente de los pápagos. Esta etnia y sus antepasados han habitado la región del desierto de Sonora por miles de años, donde, siendo nómadas, aprendieron a cultivar una tierra, aparentemente estéril, ya que la región del Gran Desierto de Altar es el entorno más seco de Norteamérica, con temperaturas de hasta 57 grados en verano, menos de 250 mm anuales de lluvia y kilómetros interminables de arena.

Este cacto gigante es una especie amenazada, protegida por la Norma Oficial Mexicana NOM-059- SEMARNAT-2010.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *