0 4 mins 1 mes

El vinagre balsámico ha llegado a sustituir de a poco al vinagre tradicional de vino e incluso está ganando más aceptación que el popular vinagre de manzana. Sus propiedades son similares, pero puede llegar a sorprender los efectos que puede tener en la salud.

Los componentes del vinagre balsámico contienen principalmente ácidos como el ácido acético, ácido glucónico, ácido succínico, ácido málico, ácido tartárico, ácido cítrico y una pequeña cantidad de ácido láctico, sustancias que provienen de las uvas o se dan durante el proceso natural de elaboración del vinagre.

Aunque estos mismos ácidos están presentes en otros vinagres, el balsámico es especial al tener una proporción de taninos y antocianinas con propiedades antioxidantes. Según publica CuerpoMente, el potencial antioxidante del vinagre balsámico puede llegar a ser tan alto como la espinaca o el chile, aunque esto depende de cuánto se consuma.

Algunos estudios demostraron los efectos del vinagre en la salud gracias a sus propiedades:

Colesterol. Unas pruebas in vitro, demostraron que el vinagre balsámico es capaz de inhibir la oxidación del colesterol LDL, aunque aplicado en una dieta real no haría gran cosa a no ser que se adhiera a una dieta balanceada con condiciones que permitan controlar el colesterol.

Intolerancia a la fructosa. Las cantidades de glucosa a fructosa en este tipo de vinagre suele ser alrededor de 1:1, pero esto depende de la elaboración ya que los más baratos podrían contener azúcar caramelizada, por eso es recomendable revisar los ingredientes antes de comprarlo. Las personas con esta intolerancia podrían consumir pequeñas cantidades siempre que esté elaborado con ingredientes de calidad.

Heridas. Gracias a sus ácidos, el vinagre balsámico es considerado como un remedio natural para las heridas superficiales debido a que tiene efecto antiviral, antibacteriano y combate infecciones.

Hipertensión. Un estudio con animales de laboratorio ha demostrado que este vinagre puede disminuir la presión arterial al inhibir las hormonas y proteínas que regulan la presión arterial.
Azúcar en sangre. Varios estudios científicos comprobaron que este aderezo puede prevenir el aumento brusco de azúcar en sangre si se consume aproximadamente 20 ml (unas dos cucharadas) por cada gramo de hidratos de carbono como el pan o el arroz cocido.

Nariz tapada. Unas gotas de vinagre balsámico en agua caliente e inhalar el vapor es considerado como un antiguo remedio para descongestionar una nariz tapada cuando se padece un resfriado.

Al igual que con cualquier alimento, no es bueno exagerar en su consumo, ya que podría irritar el esófago y el estómago. Precisamente en el vinagre balsámico el límite es de no más de dos cucharadas al día, pero se debe tomar en cuenta que las personas sensibles pueden desarrollar acidez de estómago con el consumo de este y otras variedades de vinagre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *