0 4 mins 3 meses
CDMX a 23 de junio de 2021.- Las vacunas cubanas antiCovid-19 son la esperanza de América Latina para ampliar las posibilidades de inmunizar a la población limitadas por los mecanismos de distribución y sus costos.

 

En un amplio reportaje sobre el logro científico de Cuba ya confirmado en dos de sus cinco candidatos vacunales, Soberana 02 y Abdala, el diario destaca que la Organización Mundial de la Salud (OMS) exige una efectividad mínima de 50 por ciento para poder avalar al biológico.

La Abdala logró un 92,28 por ciento que la sitúa entre las siete primeras más eficientes en el mundo, mientras que la Soberana 02 obtuvo un 62 en dos dosis y con una tercera de Soberana Plus puede llegar casi al 100 por ciento, indica la publicación.

De esa manera se convierten en la primera vacuna de este tipo desarrollada en Latinoamérica. Es lógica la euforia en Cuba, que lo ha apostado todo a sus propias vacunas sin entrar en el mecanismo Covax de la OMS ni comprarlas en el mercado internacional, añade el rotativo.

Ambas son vacunas de subunidad basadas en el sitio de unión al receptor (RBD) de la proteína S del virus, aunque en el caso de Soberana 02 ese elemento se une al virus inactivado del tétanos para potenciar la respuesta inmune del organismo.

Agrega que la eficacia de Abdala para casos sintomáticos es un índice impresionante que se posiciona a niveles similares a los obtenidos con vacunas que usan tecnologías novedosas como ARN mensajero o vectores adenovirales, afirmó el biólogo molecular cubano e investigador de la Universidad del Estado de Sao Paulo (UNESP) Amílcar Pérez Riverol.

Las instituciones responsables han anunciado que solicitarán en breve la autorización de uso de emergencia al organismo regulador en Cuba, el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos.

Ambas fórmulas ya están siendo administradas a decenas de miles de cubanos bajo la figura de estudios de intervención sanitaria y en paralelo a los ensayos clínicos, como estrategia para frenar los contagios en la isla, que atraviesa la tercera y peor ola de la pandemia.

Una vez obtenida la luz verde, comenzaría el proceso para obtener la validación internacional de las dos vacunas cubanas.

El diario señala que ese gran logro se da en medio del bloqueo económico de Estados Unidos, situación que se traduce en una escasez galopante de productos básicos, incluyendo los medicamentos, lo cual lleva a preguntarse cómo es posible que Cuba desarrolle vacunas cuando faltan los antibióticos y hasta las aspirinas.

Cuba tiene una trayectoria de más de 35 años de inversión en capital humano, experiencia en trabajo con vacunas e infraestructura de investigación, desarrollo y producción de vacunas y de equipamientos asociados a este tipo de tecnología, explica.

Eso es lo que ha permitido que cuando llegó la pandemia, Cuba estuviera en perfectas condiciones para desarrollar una vacuna contra el SARS-CoV 2 sin tener que realizar una fuerte inversión o desviar recursos de otras importaciones, agrega.

Información tomada de Prensa Latina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *